5 paradas en Punta del Este

03 Feb 5 paradas en Punta del Este

HACE 20 AÑOS QUE FEDERICO DESSENO LLEGO A JOSE IGNACIO POR PRIMERA VEZ. APRENDIZ EN ESE MOMENTO, CHEF CONSAGRADO AHORA, SUS FAVORITOS EN LA PENÍNSULA TIENEN MUCHO DE SU OFICIO. SABORES DE MAR Y DATOS ÚNICOS, EN SUS 5 PARADAS DE PUNTA DEL ESTE.
Marismo

Un restaurant que llena sus mesas más de 15 temporadas en Punta del Este no puede no ser un éxito. Con sus hornos de barro, sus mesas en medio de las plantas, sus pisos de arena y fogones encendidos, el lugar de Federico Desseno es uno de los clásicos de José Ignacio. Entre los platos más favoritos de la clientela (que ya es multitud) están la lasagna de vegetales y el cordero marismo hechos al horno de leña y los tiraditos de salmón en granita de mango. Abierto solo en temporada alta, es muy difícil conseguir mesa sin hacer una reserva. A menos que estén dispuestos a comer algo en la barra el consejo es llamar antes.

La Corona

Rúculas, kales, mentas, algunas variedades de tomates y verduras de semillas sin modificación genética son la especialidad de la huerta orgánica de Alberto Pomés. Veterinario de profesión y amante del campo, hace un par de años que Pomés decidió hacer de su chacra en José Ignacio un punto clave para los chefs de la zona. La búsqueda de diferentes especies y las tendencias en gastronomía son el norte de su producción que se nutre en viajes por Europa y hoy incluye además de las verduras, algunos quesos y hongos.

Lo de Lucy

Después de años en José Ignacio la clásica casa de té de Luz Acevedo abrió este año en Punta del Este (Av. Córdoba y Alférez Campora). Los tés de Inés Bertón, la pastelería característica de Lucy y un lindísimo jardín son parte de esta variante del mítico local de Lucy. Amiga de Federico y personalidad detrás de la mejor propuesta de tés en la zona, Desseno asegura que la casa de Lucy es una de las paradas que vale la pena hacer este enero. Correrse de Manantiales, José Ignacio y La Barra a la zona clásica de Punta del Este no suena nada mal, menos en una tarde nublada.

Lagumar, la pescadería de Viviana y Javier

Ubicada al costado de la ruta en Laguna Garzón hace unos 10 años que Viviana y Javier decidieron empezar a vender su propia pesca en un local. Secreto de conocedores, durante años su única clientela eran los mejores chefs de la zona, a quienes llamaban con todas las novedades. Abiertos al público general, todavía reservan un lugar de privilegio a Mallmann, Betancourt, Desseno, y algunos otros amigos de la casa. Brótola, pescadilla, cazón, corvina negra y blanca y lenguado son los pescados que nunca faltan. Para asegurarse de que sean del día, la recomendación es ir a partir de las 10.30, 11 de la mañana cualquier día de la semana.

La Cantina del Vigía

Hace más de diez años que Agustín Benítez trabajaba junto a Federico Desseno cuando decidieron abrir juntos la Cantina del Vigía. Ya habían sido socios en una sandwichería y compartían la carpintería (desde donde hacen juntos varios pedidos de muebles), la Cantina del Vigia vino a coronar el éxito del equipo de trabajo. Desde la milanesa hasta los pescados al horno de barro, la propuesta es amplia y variada. Los platos más sofisticados del estilo de Marismo se acompañan de otros más propios de la cantina en uno de los grandes éxitos de Maldonado.