5 paradas en Buenos Aires

11 Abr 5 paradas en Buenos Aires

AMANTES DEL BUEN COMER Y COCINEROS AFICIONADOS, EN SUS CINCO PARADAS, ISIDORO Y VALERIE ELIGIERON HACER UN SALPICADO DE ALGUNOS DE SUS RESTAURANTS FAVORITOS EN BUENOS AIRES. DEL BODEGÓN AL BISTRÓ FRANCÉS PASANDO POR LA COCINA OKINAWENSE, ACÁ CINCO PARADAS PARA PALADARES EXIGENTES.
Albamonte

Clásico y favorito entre los bodegones porteños, Albamonte es otro de los spots favoritos de nuestros anfitriones en la ciudad. Aunque su primer local (abierto en 1945) no era en Chacarita sino en microcentro, hoy son un clásico del barrio. Antonio, un italiano que llegó del pueblo de Avellino, es uno de sus míticos socios y trabaja en Albamonte desde 1958. Pastas, carnes, pescados y mariscos son parte de la carta que es variadísima pero que según Isi y Vale se destaca más que nada por sus pizzas a la piedra en horno a leña: la mejor de Buenos Aires para ellos. La milanesa también vale la pena. Abre de miércoles a domingo al mediodía y de martes a domingo a la noche y queda en Av. Corrientes 6735.

La Fleur de Sel

La Fleur de Sel es el restaurant del chef Jean-Baptiste Pilou y su mujer Valentina Avecilla, una salteña graduada del Cordón Bleu. Después de años de trabajar en francia y consagrarse como cabeza de La Bourgogne, Pilou dio vida a su propio restaurant: una suerte de bistro francés en pleno Belgrano R. La carta varía mucho pero siempre tiene a la cocina francesa y los productos de estación como pilares, lo recomendable es reservar porque las mesas son poquitas. Queda en la calle La Pampa 3040 y abre de martes a viernes abre a la noche y los sábados al mediodía y noche.

Lo de Pepe

Primera parada obligada en la recorrida porteña de Isidoro y Valerie es el bar de Pepe, un clásico barcito español que queda a la vuelta de su casa. Pepe era un gallego que murió hace unos años pero dejó su marca en Belgrano R: los mismos empleados que trabajaban con él son los que siguen trabajando ahí. No tiene el menú más sofisticado, es un lugar donde comer básicos ricos. Dicen los chicos que el sandwich de lomo es espectacular, “perfecto para los sábados al mediodía”. Será cuestión de darse una vuelta por Echeverría 3155 y probarlo.

Salgado Alimentos

Siguiendo el salpicado de barrios, llegamos a la esquina de Ramírez de Velazco y Araoz, un clásico de Villa Crespo. Famosa fábrica de pastas devenida en restaurant, hay opciones de platos muy ricas y variadas pero lo que no falla son las pastas. Sorrentinos de pollo al curry con salsa de cúrcuma, orecchiette con langostinos, champignones y alcaparras y el plato estrella: ravioles de batata y almendras, con salsa a los cuatro quesos, son parte de los platos que se sirven al mediodía y a la noche. No son muchas mesas así que lo mejor es reservar, clave para los días de sol y clima amigable: las mesitas afuera.

Centro Okinawense

Hay lugares a los que uno no llegaría nunca sin una recomendación: el Centro Okinawense en San Cristóbal es uno de esos. No es un restaurant liso y llano sino un punto de encuentro de la comunidad japonesa y la de Okinawa (las 160 islitas al sur de Japón) donde se dan cursos de todo: bordado, diseño y pintura nipona, artes marciales, danza e idiomas. Según nuestros anfitriones, el restaurant que funciona en Av. San Juan 2651 es EL lugar para comer comida japonesa en Buenos Aires. Tiene sentido.