Tere Sarmiento

HACE 11 AÑOS TERE SARMIENTO Y NICOLAS TOVO SE CONOCIERON EN LA FACULTAD DE DISEÑO DE LA UBA, DONDE ELLA ERA PROFESORA Y EL ALUMNO. ACA, LA HISTORIA Y EL ESPACIO DE UNA PAREJA QUE ADEMÁS DE UNA ESTÉTICA Y UN MODO DE ENTENDER LA VIDA CONTEMPORANEA, COMPARTE UNA FAMILIA Y UNA VIDA A SU MEDIDA.
1
2
3

TEXTO: LUCÍA BENEGAS – FOTOS: MARIA EUGENIA DANERI

Tomá, sostené a San Martín. Es suavecito”, me dice Clara mientras me estira con las dos manos un gato. Tiene un mes y medio, y es –junto con Alien Zombi- el fruto del amor entre Pepa y un gato del barrio. El nombre se le ocurrió a ella después de que su maestra jardinera les contara la historia de la independencia. En el tiempo  que los dos gatitos llevan en lo de Tovo Sarmiento, todo gira en función de ellos. “Juli, ya te expliqué que no tenés que esconder al gato porque la perra no lo está buscando hasta que hacés eso”, le dice Nicolás al segundo de los tres hijos que tienen con Tere Sarmiento.  Julián tiene al gato acorralado entre unos almohadones y sus brazos; lo esconde de China, una Jack Russell que salta abajo. Es noviembre y en la casa en Caballito que la pareja de arquitectos construyó hace 5 años ya viven ellos dos, Clara (4) Julián (6) y Manuel (8), los tres gatos y la perra. “Ya no les tocan muchas familias así de multitudinarias ¿no?”, pregunta Tere riéndose mientras organiza a la tropa para unas fotos. En los 15 minutos que nos tomamos para empezar, Clara subió a su cuarto y se cambió los pantalones que le habían puesto por unas calzas. Con San Martín nuevamente en brazos, la menor se suma a la primera de muchas fotos para las que va a posar feliz.

5
6
7

Los dos somos arquitectos pero nunca trabajamos juntos. Solamente hicimos un par de cosas que realmente disfrutamos tipo esta casa o la que nos estamos construyendo ahora”, cuenta Tere. Nico se acaba de ir -un poco huyendo- a Sticotti, el estudio de arquitectura y diseño en el que empezó a trabajar hace 15 años y del que hoy es socio. Se conocieron hace 11 años, cuando él ya trabajaba ahí  y ella era su profesora de diseño en la FADU. “¡Esto no lo cuenten, chicas! Es un desastre”, se ataja. “Decir que a esta altura- y con tres pibes- ya estamos exentos. Tráiganme una historia más de profesor y alumno que haya terminado en esto”,  se ríe. La historia completa no es todo lo polémica que ella anticipó: Nico y Tere se llevan tres años, ella aceptó un cargo cuando llegó al país después de cuatro años viviendo afuera y ahí lo conoció.

“ A esta altura, y con tres pibes, ya estamos exentos: díganme de  otra historia de profesor y alumno que haya terminado en esto
9
10
11
12

Así de calladito como lo ven, Nico hizo un trabajo impresionante. Fue muy sutil y perseverante: la gota que labra la piedra”, asegura. Tere fue profesora de Nico casi un año entero antes de que tuvieran una primera salida. Era la primavera de 2007 y ella estaba todavía medio recién llegada de Barcelona, donde se había ido a hacer una especialización en arquitectura del paisaje.  “Yo hice muy rápido la carrera, me recibí y me fui a hacer una especialidad afuera. Después me salió una oportunidad espectacular de trabajar en el despacho del director de la maestría y me terminé quedando allá un montón”, se acuerda. Como suele suceder en esos casos, la vuelta fue una decisión difícil que terminó cerrando en la convicción de que no iba  a entrar a trabajar en ningún estudio, solo hacer proyectos por su cuenta. “Como necesitaba tener algo fijo, empecé a dar clases en la UP y la Di Tella, yo había sido años docente en la UBA antes. Ahí fue que me llamaron y me ofrecieron un cargo en la FADU y nos conocimos”, se acuerda. “Nico era el alumno grande del curso, ¡era muy buen alumno! Había tardado en recibirse porque ya estaba trabajando muy bien, creo que había construido más que yo”, explica. Esa particularidad y el hecho de que ella “había vuelto más abierta y europea” influyeron en el inicio de un vínculo bastante particular alumno-profesora. “Al principio íbamos con otros alumnos más a FOA y esas cosas. ¡Un divague! Pero yo estaba en este momento de lo más moderna y me parecía que estaba bárbaro”, se acuerda. “Yo que toda la vida había dicho que me parecía cualquiera y un horror esas internas de la facultad, terminé con un alumno ¡Típico!”, se ríe.

.

14
15
16
18
17
19
 “ Hice muy rápido la carrera y cuando me recibí me fui a hacer una especialidad a Barcelona. Después me salió una oportunidad espectacular de trabajo y me terminé quedando cuatro años “
21
22

Clari, ya te dije que no me cuelgues a San Martín de la ropa, me agujerea todo”, le dice Tere a la menor de la casa mientras se desprende al gato del hombro. El plan inicial era que los chicos fueran  al colegio hace un rato, un plan complejo teniendo en cuenta la logística que implica atravesar media ciudad para ir de Caballito a Nuñez. “En marzo nos mudamos, nos costó un montón la decisión pero tener el colegio tan lejos es un lío. Hoy me dicen cumpleaños y lloro”, asegura Tere. En los próximos 3 meses deberían terminar la casa que están refaccionando en Belgrano R y entregar ésta a un amigo que llegó después de buscarle un dueño bastante tiempo. “Esta casa no es muy de acá, la gente que venía a verla no entendía el programa y nos preguntaba si se podía dividir la cocina del living, por ejemplo”, cuenta Tere. Eso, sumado a la carga afectiva demoró la decisión. “Yo soy más de que me da nostalgia y me cuesta: pienso que acá nacieron los chicos y esas cosas. ¡Pero va a estar buenísimo! No hay que mirar tanto atrás”, reflexiona en voz alta. La mudanza coincide con un momento en que los dos están trabajando mucho, ella devuelta en arquitectura con Estudio Par y él en Sticotti.

24
25
26
27
28
29

Cuando nació Clari tuve un momento muy de arts & crafts, ahí empezamos a hacer mucho trabajos de arte con mi socia y empezamos con Sarmiento”, explica. Estudio Par tiene la particularidad de que además de arquitectura hace paisajismo y arte: tanto Tere como su socia, Violeta Ossani, tienen obras en bordado y otras técnicas. En paralelo, Tere creó junto a su hermana  Sarmiento, una marca de juguetes y objetos de madera que empezó a partir de los descartes y hoy se vende en nuestro país y en el exterior. “Son etapas, a mí me encanta todo eso  pero siempre vuelvo a la arquitectura, que es mi primer amor”, asegura. A ese primer amor, le debe su otro amor y la familia que empezaron juntos hace casi diez años. “Más allá de que siempre nos riamos de que el inicio es polémico, nuestra fue una historia re linda. ¡Para todo el mundo era evidente lo que pasaba menos para mí, que estaba negada! Pero una vez que nos dimos lugar, nunca más nos separamos y todo fue muy fácil”, reflexiona. “Mirá que yo había tenido otras parejas, nos conocimos a mis treinta y uno, pero nunca me había pasado lo que me pasó con Nico”, asegura. “Supongo que hay una parte que tiene que ver con que nos conocimos más grandes y cuando sos más grande te encontrás desde otro lugar…  No sé, ¡esperemos que dure muchos años!”, se ríe.

“ La nuestra fue una historia re linda: una vez que nos dimos lugar, nunca más nos separamos “
30
32
Tip de Insider:
Arrollado de merengue
Get the look
5 Paradas
por Tere Sarmiento en Buenos Aires