5 paradas en Buenos Aires

31 Ene 5 paradas en Buenos Aires

DE COGHLAN A SAN ISIDRO, LAS 5 PARADAS QUE NOS RECOMENDÓ CLARA ESQUIVAN EL CIRCUITO PALERMITANO. COMIDA SANA, MUEBLES DE DISEÑO Y UN TALLER DE ESTAMPAS QUE VALEN LA VISITA.
Fábrica de Estampas

Delfina Estrada y Victoria Volpini se conocieron cuando las dos eran alumnas de la carrera de Bellas Artes en el IUNA. Fanáticas del grabado las dos, en un momento empezaron a juntarnos en el taller de Victoria para dedicarse a experimentar. Con sus errores y aprendizaje, en 2013 la dupla decidió alquilar un local en Saavedra (en la ex mercería del barrio) para abrir juntas su propio taller de grabado. Producción de obra propia, talleres intensivos de técnicas de grabado y un colectivo gráfico son algunos de los proyectos que hoy engloba Fábrica de Estampas. En el nuevo espacio en Coghlan, se dictan además otros oficios asociados y se organizan 4 ferias anuales orientadas a los libros, las publicaciones, la gráfica y las artesanías curadas por sus dueñas. ¿Dónde? En Nahuel Huapi 4699.

Broca

Hace ya 9 años que Luiciano Ianulli y Carola Salomón empezaron a restaurar juntos sus primeros muebles, Músico y nieto de un carpintero él, cineasta y escenógrafa e integrante de una familia de arquitectos y diseñadores ella, que esas restauraciones terminaran en la fabricación y diseño de muebles y lámparas no es del todo sorprendente. Con su local y taller propios (que en marzo estarán en un mismo espacio, en Saavedra) la dupla se para en las antípodas del consumo rápido y masivo y propone una vuelta a lo artesanal y duradero. Aunque el local todavía está en Godoy Cruz 1774, desde mediados de febrero se los encuentra en Cramer 3921, en lo que será un taller y local que permita otro intercambio con quienes diseñan y producen los objetos.

Tierra Negra

Cuando Bernardo Arigos y su mujer, Inés, abrieron el primer local de almacén en un stud reformado, los productos orgánicos se conseguían en muy poquitos lugares. En 18 años, el mercado cambió mucho pero la oferta del “almacén de prioridad orgánica” -como lo llama Bernardo- también. “Todo o casi todo lo que hay certificado orgánico en Argentina lo he tenido y lo tengo y a eso sumo productos de procedencia y elaboracion conocida con iguales caracteristicas”, asegura el fundador y responsablede atender a quienes se acercan  (junto con Inés). Productores de panes integrales y dueños de una verduleria 100% organica certificada que se montá en el jardín dos veces por semana, Tierra Negra es la tierra soñada para los que eligen este tipo de alimentación. El almacén esta en la avenida Rolón 201, en San Isidro, dense una vuelta.

Ju

No son muchos los lugares en los que comer vegetariano, raw, vegano o ayurveda en Buenos Aires. Si además pretendemos que sea rico y lindo, es probable que  con los dedos de las dos manos nos alcance para contarlos. Entre los pocos que cumplen todos esos requisitos para Clara, está Ju, un local en Belgrano famoso por sus jugos prensados en frío y sus opciones raw, llenas de propiedades. Para los que no pertenecemos al mundo de la alimentación consciente, saludable o vegetariana, la aclaración obligada: se trata de bebidas y comidas que se preparan con técnicas que no destruyen las moléculas de la fruta y -por lo tanto- conservan sus nutrientes, vitaminas y enzimas. Famoso por sus jugos, el take away de Juramento 1665 tiene además ensaladas, sandwiches y hamburguesas y varios productos para llevar tipo crackers, cuadrados de limón y tiramisú raw, entre otros.

Demetria

En la misma lista de los contables lugares en los que comer orgánico, rico y balanceado en Buenos Aires, entra uno de los clásicos -casi trendsetters- que Clara Correa descubrió viviendo en Saavedra. “No es ayurveda pero te diría que por ahí está. Para mí es uno de los mejores lugares para comer en ese sentido”, explica nuestra anfitriona yogi. No es para menos ya que el restaurant es parte del complejo San Rafael (un centro médico holístico) y eso hace al rigor de la selección de materia prima y a la atención al detalle de la composición de los platos. Para los que el bienestar no es motivo suficiente, el hecho de que Demetriaestá escondido en un jardín al que se accede por un caminito de la calle Ramallo 2626.