Punta del Este en 5 paradas

18 Oct Punta del Este en 5 paradas

VECINO DE LA PUNTA, ARQUITECTO Y DISFRUTADOR, SABIAMOS QUE EN ALVARO FARINA IBAMOS A ENCONTRAR MAS DE UNA LINDA PARADA DE ESAS QUE NO CIERRAN EN TODO EL AÑO. DEL ARBORETUM LUSSICH AL RESTAURANT SI, QUERIDA EN MALDONADO, ACA LOS 5 FAVORITOS DE NUESTRO ELEGIDO EN SU CIUDAD.
Cuatro Mares

Amigo de uno de los dueños y vecino del barrio, Cuatro Mares es uno de los favoritos de Álvaro en su barrio. Abierto todo el año mediodía y noche, este restaurant de la esquina de Capitán Miranda y 2 de febrero tiene el perfil perfecto para el turista que llega a Punta del Este buscando buenos pescados y rica cocina aunque tiene también su buena clientela de residentes estables (fundamental para lograr su buen clima). Linda ambientación, buenos platos y ese espíritu de los lugares en los que uno se encuentra al dueño sentado en una mesa son parte de lo que lo hace de esta una parada ideal para los que van en temporada o fuera de ella.

La escollera y el puerto

“La caminata por la escollera del puerto y la pasada por el muelle es para mí la parada clásica y la única que uno debería hacer cada vez que viene a Punta del Este”, dice Farina. Nadie conoce mejor que él el puerto en el que vivió durante meses en el barco en el que además trabajaba. Sus caminatas y vueltas a la boya en horarios insólitos son de los más gratos. Los lobos marinos y las pescaderías hacen al clima del lugar, clásico de ciudad portuaria.

Restaurant “Sí, querida”, Maldonado

El local en Maldonado en donde hoy está “Sí, querida” era el garage de la casa de los abuelos del chef uruguayo Santiago Marrero. Clásico amante de la cocina, las primeras comidas en el lugar fueron las que él y su mujer, Natalia, improvisaban con amigos. Con la fuerza de la buena cocina, el ambiente único y el boca en boca, el círculo de comensales se amplió hasta convertirse en uno de los lugares que más convocan durante todo el año. “Es la parada perfecta para la noche en Maldonado”, asegura nuestro anfitrión. Está ubicado en la calle Ventura Alegre al 2000 (justo en frente del Hospital) y se recomienda hacer reserva.

Arboretum Lussich, en Punta Ballena

A 15 kilómetros de Punta del Este sobre la Sierra de la Ballena en el Camino Lussich se encuentra este lugar único, uno de los clásicos que la mayoría de los veraneantes jamás visitó. “Lo que yo siempre recomiendo es ir hacia el final de la tarde: en el momento en que vuelven a dormir los cuervos”, dice Farina. El arboretum es un lugar con mucha historia: Antonio Lussich fue uno de los pioneros en la zona y fue quien compró el territorio de 1800 hectáreas cuando no había ahí más que dunas y piedras con la idea de forestarlo para que se convirtiera en un bosque de pájaros. “El lugar más lindo está al fondo, donde se juntan los pájaros al final del día. Ese es un lugar fantástico al que llega muy poca gente”, asegura. Entre tantos proyectos que abren y cierran cada temporada, el que afrontó Lussich es uno atemporal.

Pueblo y Bodega Garzón
Punta del Este parece destinado a crecer sin límites y así como algún pionero se animó a apostar por José Ignacio hace unas décadas y acertó, hoy la promesa de tranquilidad y encanto está a 40 kilómetros, en el pueblo de Garzón. El restaurant de Francis Mallman y la bodega son los highlights del lugar con sus vistas únicas y gastronomía alucinante. Aunque más allá del lujo austero, todo el pueblito es muy pintoresco. Para Álvaro en Garzón nacen las sierras más lindas de Uruguay, y la ruta Aiguá (la 109) que atraviesa Maldonado tiene su mejor vista panorámica del trayecto. Vale el traslado, o por lo menos eso dice nuestro host.